Programas para mapas conceptuales

Programas para mapas conceptuales

xmind

Los mapas conceptuales son una estrategia de aprendizaje que consiste en visualizar las relaciones entre conceptos e ideas mediante representaciones gráficas. Es una forma de organizador gráfico que consiste en varios círculos o cajas (llamados nodos), cada uno de los cuales contiene un concepto y están interconectados mediante frases de enlace. La función de estas frases de enlace es «identificar la relación entre conceptos adyacentes» (McClellan y Broggy, 2009).
Como herramienta de aprendizaje, los mapas conceptuales fueron introducidos por primera vez por Novak y sus colegas de la Universidad de Cornell en los años 70 del siglo pasado. Los mapas conceptuales se basan en la teoría del aprendizaje significativo de Asubel, que afirma que «el aprendizaje es significativo cuando el alumno comprende la relación de lo que se está aprendiendo con otros conocimientos» (KILIÇ y ÇAKMAK, 2013, p. 154). En otras palabras, el aprendizaje significativo «resulta cuando una persona vincula consciente y explícitamente los nuevos conocimientos con conceptos relevantes que ya posee» (Stoica, Moraru y Miron, 2010, p. 568). Algunos de los pilares clave del aprendizaje significativo son el conocimiento previo, la interacción y la colaboración, todos ellos apoyados por los mapas conceptuales. Sin embargo, una discusión detallada de la literatura y la base teórica de los mapas conceptuales está más allá del alcance de este breve post. Para aprender más sobre los mapas conceptuales, su teoría subyacente y sus usos en la educación, recomendamos la lista de referencias al final de este post.

plantilla de mapa conceptual

2Identifique los conceptos claveDivida su tema central en 3-5 conceptos clave. Haz doble clic para añadir formas adicionales a tu tablero, etiquétalas y luego conéctalas arrastrando una línea hasta tu idea central.
4Personaliza y formatea tu visualOrganiza y reformatea tu mapa conceptual para crear un visual fácil de entender. Añade colores e imágenes para contextualizar las ideas y ayudarte a retener la información.5Invita a otros a colaborar en tu mapa conceptualComparte tu mapa conceptual con otras personas para obtener comentarios y ampliar las ideas. Tú y tus colaboradores podéis trabajar en el mismo lienzo para compartir actualizaciones en tiempo real, estéis donde estéis.
¿Cómo puedo invitar a otros a colaborar en mi mapa conceptual en línea? Para compartir tu mapa conceptual, haz clic en «Compartir» en la esquina superior derecha e invita a los colaboradores a tu tablero a través de correo electrónico, Slack o un enlace compartible.

mindmup

La elaboración de mapas mentales es una poderosa técnica que te ayuda a visualizar tus pensamientos y comunicarlos a los demás. Además, los mapas mentales fomentan el flujo libre de ideas, lo que los convierte en el formato ideal para las sesiones de brainstorming y de resolución creativa de problemas.
Empieza por el centro: Para hacer un mapa mental, empieza escribiendo el tema de tu mapa en el centro de un papel en blanco o de un lienzo digital. El tema puede ser una sola palabra clave, una imagen, una pregunta o un problema que estés tratando de resolver.
Añade ramas: Las ramas son líneas que se extienden hacia fuera desde el centro y simbolizan las principales categorías o ideas clave que se relacionan con tu tema. La mayoría de los mapas tienen entre cuatro y seis ramas, pero puedes añadir tantas como necesites.
Escribe una palabra clave en cada rama: Utiliza palabras clave y frases cortas en lugar de oraciones largas. Esto hará que tu mapa sea compacto y fácil de revisar porque podrás ver las ideas más importantes de un vistazo.
Añade ideas: Cada idea que mapees puede desencadenar asociaciones en tu cerebro y provocar nuevas ideas, que puedes añadir en forma de ramas secundarias. No hay límite en el número de ramas secundarias o niveles jerárquicos que puedes crear.

mindmeister

Los mapas conceptuales son una estrategia de aprendizaje que consiste en visualizar las relaciones entre conceptos e ideas mediante representaciones gráficas. Es una forma de organizador gráfico que consiste en varios círculos o cuadros (llamados nodos), cada uno de los cuales contiene un concepto y están interconectados mediante frases de enlace. La función de estas frases de enlace es «identificar la relación entre conceptos adyacentes» (McClellan y Broggy, 2009).
Como herramienta de aprendizaje, los mapas conceptuales fueron introducidos por primera vez por Novak y sus colegas de la Universidad de Cornell en los años 70 del siglo pasado. Los mapas conceptuales se basan en la teoría del aprendizaje significativo de Asubel, que afirma que «el aprendizaje es significativo cuando el alumno comprende la relación de lo que se está aprendiendo con otros conocimientos» (KILIÇ y ÇAKMAK, 2013, p. 154). En otras palabras, el aprendizaje significativo «resulta cuando una persona vincula consciente y explícitamente los nuevos conocimientos con conceptos relevantes que ya posee» (Stoica, Moraru y Miron, 2010, p. 568). Algunos de los pilares clave del aprendizaje significativo son el conocimiento previo, la interacción y la colaboración, todos ellos apoyados por los mapas conceptuales. Sin embargo, una discusión detallada de la literatura y la base teórica de los mapas conceptuales está más allá del alcance de este breve post. Para aprender más sobre los mapas conceptuales, su teoría subyacente y sus usos en la educación, recomendamos la lista de referencias al final de este post.