Dinamicas de grupo adultos trabajo en equipo

Dinamicas de grupo adultos trabajo en equipo

Psicología de las dinámicas de grupo

La dinámica de grupo es un sistema de comportamientos y procesos psicológicos que se producen dentro de un grupo social (dinámica intragrupal), o entre grupos sociales (dinámica intergrupal). El estudio de la dinámica de grupos puede ser útil para comprender el comportamiento en la toma de decisiones, seguir la propagación de enfermedades en la sociedad, crear técnicas terapéuticas eficaces y seguir la aparición y popularidad de nuevas ideas y tecnologías[1]. Estas aplicaciones del campo se estudian en psicología, sociología, antropología, ciencias políticas, epidemiología, educación, trabajo social, estudios de liderazgo, estudios empresariales y de gestión, así como en estudios de comunicación.
La historia de la dinámica de grupos (o procesos de grupo)[2] tiene una premisa subyacente y constante: «el todo es mayor que la suma de sus partes». Un grupo social es una entidad que tiene cualidades que no pueden entenderse sólo estudiando a los individuos que lo componen. En 1924, el psicólogo de la Gestalt Max Wertheimer propuso: «Hay entidades en las que el comportamiento del conjunto no puede derivarse de sus elementos individuales ni de la forma en que éstos encajan entre sí; más bien ocurre lo contrario: las propiedades de cualquiera de las partes están determinadas por las leyes estructurales intrínsecas del conjunto» (Wertheimer 1924, p. 7)[3] (La proposición sigue siendo cuestionable [¿por quién?], ya que los biólogos modernos y los teóricos del juego sí buscan explicar las «leyes estructurales del conjunto» en términos de «la forma en que los elementos encajan entre sí»[cita requerida]).

Ejemplos de dinámicas de grupo

Las fuerzas mágicas que influyen en el comportamiento y el rendimiento de un equipo se denominan dinámicas de equipo. Según Scott Keller y Mary Meaney, autores de Leading Organizations, estas fuerzas pueden ser la «diferencia entre un equipo de estrellas y un equipo de estrellas».
Factores como el equilibrio adecuado de personalidades, la autoconciencia y la seguridad psicológica influyen en que los compañeros aprendan unos de otros, asuman riesgos, innoven y alcancen con éxito sus objetivos. He aquí tres maneras de aprovechar y mantener con éxito una dinámica de equipo de alto rendimiento.
Construir los cimientos de una dinámica de equipo exitosa es tanto un arte como una ciencia. Muchos equipos y organizadores de equipos reconocen que la combinación adecuada de habilidades y experiencia es clave para el rendimiento del equipo, pero no lo es todo. Por el contrario, los investigadores han descubierto que garantizar un equilibrio de roles es otro ingrediente esencial para crear equipos eficaces.
Winsborough afirma que para que los equipos sean eficaces estos roles deben estar equilibrados. Por ejemplo, un equipo sin suficientes miembros centrados en las relaciones puede conducir a una falta de cohesión del equipo. Por el contrario, los equipos con demasiados miembros centrados en las relaciones pueden dar prioridad a llevarse bien en lugar de desafiarse mutuamente para tener éxito.

Dinámica de grupo: teoría

Las dinámicas de equipo son fundamentales para el éxito de la organización. Sin una dinámica de equipo positiva, su empresa no puede aprovechar plenamente el potencial de sus empleados ni sus habilidades y experiencia. Entonces, ¿qué son las dinámicas de equipo y cómo puede gestionar y mejorar el rendimiento de su equipo mediante una dinámica mejorada? No hay dos equipos exactamente iguales, por lo que la mejora de las dinámicas de equipo comienza con la identificación de cualquier problema y la formulación de una estrategia adaptada a su equipo.
Un equipo puede definirse como dos o más personas que trabajan juntas de forma interdependiente para alcanzar un objetivo o propósito específico. Fuera de esto, un equipo puede ser a largo plazo o reunirse durante unas horas. La dinámica de grupo puede entenderse como el modo en que los distintos papeles y comportamientos de los miembros del equipo repercuten en los demás miembros del grupo y en el grupo en su conjunto. Las dinámicas de equipo son, por tanto, los factores psicológicos inconscientes que influyen en la dirección del comportamiento y el rendimiento de un equipo.
Un equipo con una dinámica de grupo positiva suele tener miembros que confían en los demás. Pueden trabajar para tomar decisiones colectivas y son responsables de los resultados. Un equipo con una buena dinámica de grupo puede ser constructivo y productivo, y puede demostrar comprensión mutua y comportamiento autocorrectivo. Por otro lado, una mala dinámica de grupo puede ser perjudicial para la toma de decisiones y los resultados del trabajo.

Dinámica de grupo team building

Puede parecer obvio decirlo, pero los grupos están formados por humanos, y los humanos expresan comportamientos que son tanto beneficiosos como perjudiciales para el funcionamiento de sus equipos. Las personas que se sienten parte de un equipo suelen apoyarse mutuamente y manifiestan una mayor satisfacción laboral. Sin embargo, no todos los equipos tienen éxito. En una encuesta, sólo el 14 por ciento de las empresas calificaron sus equipos como altamente eficaces[1], alrededor del 50 por ciento los calificaron como algo eficaces y el 15 por ciento los calificaron como nada eficaces. En este módulo, analizaremos los equipos y cómo se desarrollan los equipos eficaces. Empezaremos por examinar los comportamientos comunes que pueden ayudar o perjudicar los esfuerzos por alcanzar los objetivos de la organización.
Los equipos reúnen a personas con diversas habilidades para crear algo que ninguna persona podría hacer sola. Un equipo bien planificado mejora la motivación. La comunicación es mayor en los equipos, y la diversidad de habilidades significa que los equipos pueden descubrir nuevos enfoques. Como los equipos tienen objetivos específicos compartidos, los miembros del equipo suelen disfrutar de mayor autonomía, variedad, identidad de la tarea, importancia de la tarea y retroalimentación. Los equipos suelen disfrutar del apoyo social en las tareas difíciles, lo que mejora la moral y la motivación.