Aprender a tomar decisiones

Aprender a tomar decisiones

Toma de decisiones

Desde lo que quieres desayunar hasta las elecciones importantes en el trabajo, rara vez nos paramos a pensar cómo hemos aprendido a tomar estas decisiones cotidianas.  Hemos echado un vistazo al aprendizaje basado en la decisión para entender cómo tomamos la decisión correcta.
En el típico aprendizaje basado en la decisión se enseña primero el conocimiento condicional. Según la BYU, se trata del conocimiento de cuándo o bajo qué condiciones se aplican los conceptos y procedimientos, es decir, la comprensión del problema y la estrategia.
Normalmente, a continuación se te presenta un problema y puntos de decisión. Si tienes los conocimientos condicionales correctos, tomarás la decisión correcta. Si no es así, deberá reiterar los conocimientos y ayudarle a comprender por qué su decisión fue incorrecta.
Como alumno, es fundamental mantener el compromiso a lo largo del aprendizaje de la toma de decisiones. Sin compromiso, su comprensión del proceso será mucho más limitada. Para lograr los resultados o el objetivo deseado, las decisiones deben tomarse sistemáticamente utilizando el proceso aprendido.

Análisis de pareto

Este artículo fue escrito por Trudi Griffin, LPC, MS. Trudi Griffin es una consejera profesional con licencia en Wisconsin especializada en adicciones y salud mental. Ofrece terapia a personas que luchan contra las adicciones, la salud mental y el trauma en entornos de salud comunitarios y en la práctica privada. Recibió su Maestría en Consejería de Salud Mental Clínica de la Universidad de Marquette en 2011.
Tomamos decisiones todos los días; todo lo que decimos y hacemos es el resultado de una decisión, ya sea que la tomemos conscientemente o no. Para cada elección, grande o pequeña, no hay una fórmula fácil para tomar la decisión correcta. Lo mejor que puedes hacer es enfocarla desde tantas perspectivas como sea posible y luego elegir un curso de acción que parezca razonable y equilibrado en ese momento. Si tienes que tomar una decisión importante, puede parecer desalentadora. Pero hay algunas cosas sencillas que puedes hacer para que sea menos intimidante, como identificar el peor escenario posible, hacer una hoja de cálculo y seguir tu instinto. Sigue leyendo para saber más sobre cómo tomar decisiones.

Ver más

La toma de decisiones es una habilidad esencial en todos los sectores. La capacidad de tomar con confianza (y rápidamente) decisiones inteligentes y de alta calidad puede ayudarle a sobresalir en una serie de tareas, desde sofocar un desacuerdo entre colegas hasta elegir una nueva contratación. En este curso conciso, el Dr. Todd Dewett le muestra pasos sencillos que pueden ayudarle a tomar decisiones más sólidas en su vida profesional. Obtenga consejos prácticos para definir con precisión el problema en cuestión, generar opciones, colaborar eficazmente con su equipo y tomar una decisión que se mantenga.

Herramientas para la toma de decisiones

La vida está llena de decisiones. Algunas son fáciles, como qué cenar (hamburguesa con queso, gracias), y otras, más serias, como, por ejemplo, elegir una carrera. Independientemente de lo importante que sea una decisión, las buenas habilidades para tomar decisiones son útiles en la vida, sobre todo si te sientes indeciso sobre algo y eso te deprime. Obtén consejos sobre cómo tomar buenas decisiones y averigua qué hacer cuando no se te ocurra ningún plan.
Las personas toman decisiones a lo largo del día, la mayoría de las cuales son sencillas y no requieren mucha reflexión. Sin embargo, cuando las situaciones son más complicadas y tienen repercusiones a largo plazo, es fácil sentirse inseguro o dudar.
Dado que la indecisión puede tener un impacto negativo en cómo te sientes, es importante aprender estrategias para tomar decisiones positivas en situaciones difíciles. Aunque no puedas garantizar el resultado de una decisión antes de tomarla, al menos puedes saber que la has pensado cuidadosamente.
Paso 1. No dejes que el estrés te domine. Es fácil sentirse estresado y ansioso cuando te enfrentas a una decisión difícil. Es posible que te apresures a tomar decisiones sin pensarlas bien, o que evites tomar una decisión porque el estrés te ha dejado fuera de juego. Si te sientes ansioso por una decisión, intenta controlar el estrés para que no te nuble el pensamiento. Ve a dar un paseo por la playa. Ve a una clase de yoga o sal con tus amigos.